¿Un recital con los ojos cerrados? Julien te lo explica

Julien y Juan Báez Nudelman presentan su repertorio de canciones con una propuesta sensorial para disfrutar el domingo en Posadas.

La multiplicidad de propuestas creativas que engloban la vida de Julieta Acardi, conocida por su proyecto musical Julien, parece no tener límites. Desde Tierra sin mal volvimos a contactarnos con esta artista misionera, con quien compartimos una charla antes del estreno de Recorded, su primera obra de teatro.

Pero esta vez, la conversación gira en torno a la música y más precisamente a la canción. Junto a su amigo Juan Báez Nudelman, se presentarán este domingo 16 de junio a las 19h en la Casa del Medio (Gral. Paz, a pasitos de la avenida Mitre). Sus estilos, dice, son diferentes pero encuentran puntos donde congenian: “hay mucho juego cada vez que nos juntamos”.

El por qué de cerrar los ojos para escuchar música

Y esta propuesta responde a esa dinámica lúdica que suelen compartir, ya que el agregado especial para este concierto íntimo, es que el público podrá vendarse los ojos para disfrutar el espectáculo con los ojos cerrados. “A mí me gusta llamarlo pantalla adentro”, comentó entre risas Julien sobre esta propuesta diferente.

Admitió que se trata también de una excusa para escapar de las pantallas y esos dispositivos que están cada vez más presentes en recitales y shows de música. “Poder hacer contacto con lo pequeño, con lo oscuro también”, comentó sobre sus expectativas. Además, será la excusa para volver a tocar “Lo que te digo puede cambiar”, un tema de su autoría que está pronto a lanzarse.

Según nos contó, es una composición que ya tiene 5 años aproximadamente y que comenzó como un simple estribillo. Como si el título se tratara de un “presagio”, Julien comentó que fue mutando y sumando elementos hasta que gracias a una convocatoria del INAMU, pudo llevarlo a la producción con Guillermo O’Connor.

¿Qué falta para que podamos escucharlo en todas las plataformas? A ella le gusta ir fuerte con todo, por lo que aceptó la invitación de hacer un videoclip que complete el universo de la canción. Mientras tanto, esta y otras canciones sonarán en el concierto del domingo, que incluirá una “bebida espirituosa” con la entrada. “La fecha nos eligió porque generamos un buen puente entre la canción y los sonidos, hay charla”, concluyó sobre este encuentro con su amigo y colega Juan Báez Nudelman.