La Murga de la Estación hizo brillar la noche de San Juan

Con un espectáculo crítico e hilarante, la Murga de la Estación dio su mirada social mientras la fiesta en la calle se llevó los malos espíritus con el fuego de San Juan.

El 2024 viene siendo un año de emociones intensas en todas las esferas de la sociedad y como siempre, la noche de San Juan en la fiesta de la Murga de la Estación son un quiebre. Justo a la mitad del año, es un momento clave para encarar la otra mitad del año con el espíritu renovado.

Para ello, hay que animarse a soltar las cosas que no queremos más en el fuego, un elemento clave de esta celebración tradicional. La Murga desde 1999 promueve el encuentro en comunidad para que esta noche siempre sea mágica, con teatro, arte y alegría. Existen muchas opciones en Posadas, pero lo cierto es que algo especial sucede en la calle Pedro Méndez.

Este año no fue diferente, y este grupo de Teatro Comunitario logró estar a la altura como siempre. La magnitud que tiene arranca siempre en la previa, a pesar de que planifican 3 o 4 funciones cada año, siempre parecen ser pocas las entradas. La demanda es alta y eso que el Galpón es capaz de contener a más de 250 personas.

La mirada de sus espectáculos teatrales es política pero no partidaria, busca un consenso diferente que no tiene nada que ver con las líneas editoriales de los medios. Tampoco tiene que ver con la lógica de las redes sociales, ni con la famosa “calle online”. Se produce en el encuentro de los vecinos posadeños que comparten charlas y debates para luego trasladar sus ideas a la situación dramática.

Mientras tanto, la gente se reúne en las inmediaciones para celebrar y aguardar el clímax de la fiesta que es la quema del muñeco. Todo lo malo se va por un rato y la magia existe. Algunos queman papelitos con sus consignas o deseos, otros filman con sus celulares el fuego en el asfalto. Hay una pausa de la rutina y tambores que hacen mover el esqueleto, la lluvia no interrumpe nada.

Julián García, conocido como Ola Dibujos, en su primer noche como actor.

Es domingo y luego de un fin de semana largo, nadie se va a dormir temprano. Una locura de las nuestras, litoraleña y popular. Para los que no pudieron ver la obra, la Murga siempre escucha y agregó una función más para el próximo sábado. Los que sí pudimos disfrutar de la experiencia completa, ya estamos pensando en la fiesta del año próximo.