Future Connection: indumentaria para una comunicación disruptiva

Melina es una visionaria creativa que elige la ropa y el vestir como un modo de comunicarse con los demás. Conocé su historia y todo lo que se viene para la temporada, colecciones y conceptos se funden en la vanguardia local, pero siempre pensado desde lo global.

Por Juan Báez Nudelman

En una entrevista de la que me costó hilar conversación, aunque uno pueda pensar lo contrario, un escritor me confesó que no era bueno para la dialéctica, que prefería la escritura para llegar a otras personas y era su forma de estar y compartir. Quizá no lo dijo así, tan así, y seguro que endulcé un poco sus palabras para referirme a lo que logra Melina Cornetta, más conocida como “Meli Wassa” o “Wassanigga” con su emprendimiento de diseño de indumentaria, The Future Connection.

Meli creció entre gente de costuras, su padre se dedicó a la marroquinería y su madre a las costuras textiles. “Cuando ellos se iban a dormir, me gustaba ir al taller y practicar horas y horas con los retazos de tela que había” narra sobre sus orígenes. Y las primeras confecciones eran para sus barbies, incluso se ríe de que hasta los trece años no supo muy bien cómo soltar las muñecas, le resultaba apasionante vestirlas y darles nuevas personalidades en cada prenda.

De nuestra charla puedo intuir que nunca se imaginó haciendo otra cosa, era apenas una adolescente de dieciséis años cuando armó su primera carpeta para presentar una colección en el Centro Cultural Vicente Cidade. No se trataba de “colgar la ropa en perchas” y esperar que alguien las descubriera, desde un principio supo que se trataría de un desfile, un contexto y un mensaje. “Cuando hago una prenda ya estoy pensando en cómo será la sesión de fotos, qué elementos pueden entrar en la composición y qué estoy queriendo transmitir” afirma con aplomo.

Hoy en día disfruta de haber construído una identidad, lo gratificante de su expresión creativa es que reconozcan su estilo sin dudarlo. “Lo que intento hacer es comunicación disruptiva, trabajo siempre en colaboración con otras personas porque me llena mucho más y es para lo que me dedico a esto, para conectar con la gente” y a este concepto le adhiere: “no siempre me pongo en la piel del modelaje porque para mí es importante trabajar con otros, es una decisión, elijo mucho con quiénes comparto y a quiénes invito a ser parte”.

El arte textil, el de la indumentaria, suele ser catalogado como un lugar superficial, vinculado a procesos banales, pero Melina entiende que no hay nada más alejado de la realidad que ese preconcepto. Para ella, es la construcción de su propia identidad, desde afuera hacia adentro, la posibilidad de expresar diferentes sentimientos e ideas que ocurren en lo más profundo de nuestra intimidad. “Hay días en que uno se identifica con los colores fuertes y en otras ocasiones, algo se quiebra dentro nuestro y nos identificamos más con lo oscuro, así surgió por ejemplo una de mis colecciones: Black Soul” conceptualiza.

El ritmo de su oficio y su propia personalidad la llevan a buscar nuevos horizontes constantemente, así fue como llegó a realizar un desfile en Canal Doce donde sus modelos fueron nada más y nada menos que los influencers de la pantalla más vista de la Tierra sin mal. Todo surgió por estar feriando en la Plaza San Martín, donde Estandap3r vió su trabajo y la invitó a mostrar su emprendimiento. “Si lo voy a hacer, es con un desfile” redobló la apuesta y así fue como las principales figuras de la pantalla se involucraron y terminaron mostrando en la pasarela televisiva su trabajo.

Sobre cómo concibe el éxito, ella insiste: el futuro es conexión. “Todo tiende a que estemos cada vez más vinculados y si es a través de lo que hacemos, mejor aún” explica. De su pensar global y actuar local, pretende que el proyecto se expanda al punto de que todo le exceda y pueda dar trabajo a otras personas y generar las condiciones para que todos puedan seguir creciendo. “Obvio que quiero mi espacio, uno grande, ese es mi sueño, y romper algunas limitaciones con mejores máquinas y más posibilidades, aunque siempre me arreglé con lo que tengo y eso no me detiene” concluye.