El negro, el color de los Premios Goya

El negro y el volumen en mangas, faldas y cuello ha sido la tónica dominante en la alfombra roja del Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla (Fibes) donde se celebrado la 37 edición de los Premios Goya, en la que han deslumbrado Penélope Cruz, Nieves Álvarez, Amaia Salamanca y Juana Acosta.

Penélope Cruz ha aparecido deslumbrante en una noche muy especial para ella, pues además de estar nominada, en una película que produce, ha desfilado orgullosa junto a su hermano Eduardo también nominado a mejor canción por «Los márgenes».

Con un palabra de honor de Dolce&Gabbana en negro, con flequillo y el pelo suelto sujeto en los laterales con dos peinetas doradas, la actriz estaba radiante. Su hermano, de negro y con sombrero con un esmoquin de la misma firma, sin camisa, posó sin atisbo de nerviosismo.

La actriz francesa Juliette Binoche, Goya Internacional, ha lucido un diseño de Paco Rabanne de terciopelo y bordado con lentejuelas plateadas en la parte superior y malla metálica en el volante de la falda.

Clara Lago y Antonio de la Torre, presentadores de la gala, han posado juntos en la alfombra roja, ella con una creación de gasa de seda negra de Dior, y él con un esmoquin de Pedro del Hierro.

Maribel Verdú de Alberta Ferretti con escamas de color en negras, plata y doradas y Aitana Sanchez Gijón de Carolina Herrera, con maxilflores bordadas en lentejuelas en los mismos tonos, han sido dos de las mujeres más elegantes de la noche.

Negro ha sido también el esmoquin de terciopelo, con pajarita incluida, de Milena Smit que se ha mantenido fiel a Saint Laurent.

La actriz Belén Rueda a su llegada a la XXXVII edición de los Premios Goya que se celebra este sábado en el Palacio de Congresos y Exposiciones FIBES de Sevilla. EFE/Jorge Zapata

Con poca libertad de movimientos, pero muy cómoda apareció Anna Castillo con un mono de terciopelo de Gucci, negro, cuyos tirantes cubrían su pecho.

Atrevido también el diseño de Juan Vidal para María León con un escote en la espalda hasta que esta pierde su nombre y un delantero en tul transparente con dos pequeños capullos de rosa negros en el lugar más estratégico.

Espectacular, como siempre, Nieves Álvarez volvió a confiar en un diseño de alta costura de Stéphane Rolland en tono café, con el que solo podía andar a pequeños pasos.

Amaia Salamanca ha apostado por un palabra de honor de Zuhair Murad, un diseño lápiz con sobrefalda, con bordados de constelaciones.

Macarena Gómez se ha decantado por un vestido de gasa de seda con cuerpo engomado y capucha en rosa chicle de Teresa Helbig. Su pareja, el artista Aldo Comas, ha resultado ser, como es habitual, uno de los caballeros más atrevidos con un esmoquin marfil de Avellaneda tuneado con una langosta, inspirando en Dalí.

Belén Rueda, como una reina de las nieves, ha lucido un vestido con cuerpo de lana en crudo y falda ajustada metalizada, acompañada por un chaleco extralargo a modo de capa de plumas.

Blanco también ha sido el delicado Chanel que ha lucido Nerea Barros, un color con que también ha desfilado Miriam Hernández.

La modelo Nieves Álvarez posa para los medios gráficos en la alfombra roja de la XXXVII Gala de los Premios de la Academia de Cine, «los Goya», que se celebra este sábado en el Palacio de Congresos y Exposiciones FIBES de Sevilla. EFE/ Jorge Zapata

Más transgresora que nunca María Pedraza ha optado por un vestido y botas de Alexandre Vauthier y Carolina Yuste con una chupa de cuero y falda de YolanCris han puesto la nota más «underground».

En la chaqueta de segunda mano de Isabel Coixet se podía leer: «Women life freedom» (Mujeres, vida, libertad), un homenaje a joven iraní Mahsa Amini.

Con el mismo tono, verde flúor, pero con estilos muy diferentes han desfilado por la alfombra Ingrid Garcia-Jonsoon y Blanca Portillo.

Tan solo una semana después de ganar el Benidorm Fest, Blanca Paloma ha paseado cantando con un ceñido vestido blanco de lentejuelas de Rubén Hernández Costura, un creador que también ha elegido la cantante India Martínez.

Goya Toledo ha apostado por un diseño de Redondo Brand mientras que Duyos ha sido el elegido por la presentadora Raquel Sánchez Silva, que ha diseñado para ella un vestido con cuerpo en tul de seda hueso con gran lazada a la espalda.

La sencillez y el minimalismo son siempre la tónica en Aridna Gil, que ha lucido un vestido en burdeos de Cortana. En rojo intenso ha sido el vestido capa de Elena Furiase de Roberto Diz; el mismo tono elegido por Carmen Machi en su vestido esmoquin.

Belén Cuesta ha apostado por la moda española con un diseño de escote redondeado y falda abullonada de Pedro del Hierro, que en el apartado masculino también ha confeccionado el esmoquin de Luis Tosar.

La actriz colombiana y presidenta de la Academia de Cine de su país, Natalia Reyes ha lucido un diseño de De la Cierva y Nicolás. Mientras que la actriz mexicana Cecilia Suárez apostó por top bustier y falda de Roberto Cavalli.

Luis Zahera vistió un traje Lander Uquijo de inapreciables cuadros, mientras que Nacho Sánchez ha optado por la sastrería vanguardista de Mans Concept.

El actor y director Eduardo Casanova de Arturo Obejero con una chaqueta de solapas XXL y cuello en pico. Contracorriente también el traje de Guitarricadelafuente de Maison Margiela.

Más clásico, Arturo Valls se decantó por un esmoquin azul noche de Hugo Boss, firma que también vistió el cantante Manuel Carrasco eligió una americana en camel.

Prada ha sido la elección de Manu Ríos. Con pajarita, Juan Diego Botto, ha posado con un total look negro de Dior mientras que Miguel Hernán, recién llegado de rodar en la India apareció sin chaqueta, y con pantalón y camisa negra.

EFE