Experiencia, juventud y movilidad política

La elección de Hugo Passalacqua y Lucas Romero Spinelli como oferta electoral es la clara simbiosis de lo que representa el Frente Renovador. Experiencia y templanza para los tiempos que vienen y un futuro que ya es presente.

Hugo Passalacqua y Lucas Romero Spinelli son experiencia y juventud, la sinergia perfecta de un modelo político que combina madurez con energía, entusiasmo y creatividad. Es la oferta que presenta el Frente Renovador a los misioneros de cara a las elecciones del 7 de mayo de 2023. Es la certeza de continuar por un camino que viene mostrando resultados mucho mejores, en gestión y política, que el resto de las provincias y del país.

Hugo es la moderación y la templanza. Lucas es el futuro que se hizo presente. Este joven ha mostrado capacidad de gestión y militancia. Hoy tiene vuelo propio y tiene votos propios, sustentado en un trabajo intenso en el que impulsó los temas que interesan a la juventud: Silicon, robótica, diseño, programación, juegos, economía del conocimiento y educación disruptiva.

Carlos Rovira fue muy claro en el encuentro del jueves, en la Legislatura, cuando destacó la previsibilidad que ofrece el misionerismo a los ciudadanos. Esa seguridad de que las cosas se hacen bien, de que el camino elegido es el adecuado y que la opción renovadora es abismalmente mejor que cualquiera de las opciones engañosas que proponen los grandes frentes nacionales que son Juntos por el Cambio y el Frente de Todos.

Se observa que todos los indicadores económicos, sociales, de salud, educativos, ponen a Misiones con resultados sustancialmente mejores a la Nación. “Somos mejores administradores, hemos pagado la deuda heredada aún con el castigo de que los gobiernos anteriores y sobre todo los opositores regalaron un punto y medio de la coparticipación”, dijo Rovira.

Las diferencias son palpables, claras y nítidas. Misiones se destaca en crecimiento, orden, previsibilidad, compromiso y trabajo con las necesidades de la gente y; sobre todas las cosas, paz y concordia para resolver las diferencias entre los que piensan diferente.

A nivel nacional es todo lo contrario y esto quedó muy claro en la charla que tuvieron los principales líderes de la renovación con el resto del funcionariado y la dirigencia. Se ve un gobierno nacional que improvisa permanentemente y que no encuentra el camino para tomar decisiones que traigan algo de alivio a los argentinos.

En la otra vereda, un gobierno que fue el iniciador de esta gran crisis, que duplicó la inflación, la pobreza y el endeudamiento entre 2015 y 2019; causando el cierre de cientos de miles de empresas con políticas neoliberales que solamente beneficiaron a un puñado de amigos. Ahora resulta que esos mismos tienen la receta mágica para resolver los problemas actuales, que ellos mismos iniciaron. Pero ni siquiera pueden ponerse de acuerdo para presentar una fórmula, están cada uno de los días de la semana peleándose entre sí. Eso es lo que le ofrecen a la gente como alternativa. Ninguna certeza, ninguna tranquilidad, ninguna esperanza. Solamente peleas por los cargos, por el poder, por la caja. Nada para la gente, todo para ellos.

Lo único que se muestra desde JxC son fotos engañosas donde supuestamente están “juntos” pero la realidad es totalmente diferente. No existe unidad ni tienen un plan de gobierno, su único plan es tomar el poder.

Misiones está en otro camino, y lo dijo Rovira: “sustentada en el presente, en el desafío de incorporar tecnología a los diferentes ámbitos de la vida, de ahí el efecto de irradiación nos va a permitir mantener estos índices y superarlos, en desarrollo humano, desarrollo económico, desarrollo educativo, en todo lo demás”.

Pero esos logros llegan con trabajo, esfuerzo, dedicación y, sobre todas las cosas, humildad para estar cerca de la gente, escucharla, comprenderla y buscar soluciones a sus pedidos, como servidores públicos. Esa es la consigna que pidió Rovira a la tropa renovadora. Cero confrontación, diálogo y mucho trabajo.

La Renovación no promete cosas, como JxC, sino que trabaja día a día para que Misiones siga creciendo. Y eso se nota. Lo notan los opositores que vienen renunciando a sus partidos para sumarse al esquema. Lo notan los jóvenes que ven a la Renovación como el único espacio preocupado por sus intereses y abierto a sumar mentes nuevas al gran desafío de transformar la provincia. Se percibe un gran deseo de participar que es fruto de una algarabía social causada por el bienestar, el empleo, el crecimiento y los niveles de actividad económica, de consumo.

Cerca de 600 sublemas se desplegarán en toda la provincia como catalizadores de un gran deseo de sumarse y participar, encabezado por jóvenes y mujeres, independientes, profesionales, deportistas y referentes nuevos que, en su mayoría, actuarán por primera vez en política.

El gran Frente Renovador ofrece movilidad política. Los nuevos cuadros pueden crecer y aportar desde la militancia o desde los más altos cargos. No hay estancamiento como ocurre en los otros partidos políticos donde son siempre los mismos apellidos los que se reparten los principales cargos y el resto queda mirando “con la ñata contra el vidrio”. Por eso se están yendo del PRO, del radicalismo y del peronismo. Porque no dejan crecer a nadie, pero además no tienen rumbo, liderazgos ni trabajo en conjunto.

Misiones es la primera provincia del país en honrar el aguinaldo, por ejemplo. Es la única que paga el sueldo en tiempo y forma y cumple a rajatabla el cronograma de clases cada año.

En Misiones las instituciones funcionan a pleno. El poder legislativo tuvo récord de leyes, en calidad y cantidad, con tratamiento plural, abierto, democrático con participación de opositores. El Poder Judicial funciona a pleno: no hay ninguna mora en la designación de magistrados y se encuentra en funcionamiento pleno el Consejo de la Magistratura. Acá se ha desarrollado inteligencia en la gestión.

Los opositores no tienen certidumbre, no tienen candidato y menos un proyecto de gobierno. Acá la foto es la gestión, los hechos, la realidad, hay hombres y proyectos que desempeñan un gobierno con un ambiente cordial, de concreciones y de esperanza.