Conocé Pequebot: robótica para los más chicos

Ya tuvo su prueba piloto y ahora se hará oficial: llega un trayecto de estudios de robótica ideal para los niños más chicos. Enseñanza con juegos y un gran estímulo para que se diviertan aprendiendo.

Para que los niños puedan tener contacto con la robótica desde muy temprana edad, llega PequeBot, el nuevo trayecto que incorporó la Escuela de Robótica de la provincia. Se trata de una propuesta que se oficializó este ciclo lectivo, luego de una exitosa prueba piloto que se realizó el año pasado.

La finalidad es que los chicos puedan empezar a conocer de a poco, algunos conceptos como estructuración y solución problemas, sin dejar de lado la creatividad y la diversión. Se desenvolverán en un marco de respeto y valoración de la diversidad, con la capacidad de comunicarse de forma clara.

Los beneficios de enseñar robótica a los chicos desde temprana edad son diversos. Entre ellos se destacan el desarrollo del lenguaje y el dominio de habilidades motoras finas. También fomenta la creatividad y el pensamiento crítico, facilita el aprendizaje de las matemáticas y la resolución de problemas.

En la Escuela de Robótica consideran fundamental el uso del juego en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Esto gana más protagonismo en los niños, ya que facilita la exploración y los pone en contacto con la práctica ensayo-error.

Esta orientación ayuda a que se introduzcan en el trabajo en equipo, además de favorecer la socialización. Contribuye también a la memoria, la concentración y como estimulante de la curiosidad, ya que los invita a descubrir el funcionamiento de las cosas con las que trabajan.

El trayecto PequeBot estará disponible, en primera instancia, en la sede de la avenida Roca 480 de Posadas. Podrán participar niños y niñas de 3 y 4 años de edad y deberán preinscribirse a través de la página web de la escuela. Las clases serán de una hora por semana. El único requisito para anotar a los niños es que no usen pañales.

Según precisaron desde el establecimiento, el espacio está pensado para la enseñanza práctico-lúdica. Allí realizarán actividades de robótica, electrónica, construcción, programación, diseño, lenguaje y creatividad. La idea es fomentar el interés por la tecnología de una forma divertida.

¿De qué serán capaces los mini-estudiantes?

-Podrán reconocer dispositivos y software utilizados de manera cotidiana en el hogar, la escuela, la comunidad y otros entornos.

-Podrán formular problemas y construir estrategias para su resolución. Para ello utilizarán creatividad y experimentación.

-Podrán utilizar juegos de construcción en los que se utilicen principios básicos de la robótica y la mecánica.

-Podrán realizar tareas de diseño y actividades vinculadas a las artes, asociadas al desarrollo de la clasificación de los tipos de robots.

-Podrán construir y participar en experiencias de colaboración con sus pares, con entendimiento del papel del equipo con roles complementarios y diferenciados.