TSM te recomienda: The Marvelous Mrs. Maisel

Si estás buscando algo interesante para ver en las plataformas, te dejamos esta recomendación de una joya oculta en Prime Video. La historia de una mujer que triunfa con el stand up en New York es en realidad, mucho más que eso y contamos por qué.

Después de un tiempo bastante oscuro para la comedia, Hollywood ha detectado que las grandes producciones de superhéroes y franquicias como Transformers no siempre garantizan números abismales, a pesar de que las producciones son cada vez más costosas. El que quiera entrar en este terreno, puede ver un pequeño reel del mexicano Javier Ibarreche, un periodista y crítico de Cine que tiene el lujo de entrevistar a las estrellas en sus ruedas de prensa por Latinoamérica. Lo cierto es que el fenómeno impuesto por Marvel está encontrando por primera vez un descenso en su curva que sólo parecía dar huevos de oro sin pedir nada a cambio.

Ahora bien, cuando se invierte una millonada y se recauda menos de lo esperado, cualquier productor busca darle una vuelta al asunto. Y mientras algunos todavía empiezan a despabilarse, las comedias han empezado a ganar terreno entre las conversaciones sobre series y películas, otra vez. The Office, Friends, Seinfeld, son todas joyas que también van quedando cada vez más lejos en la cronología de la industria.

Por suerte, hoy están siendo premiadas y puestas en escena algunas propuestas excelentes como Ted Lasso, Barry, The Bear, The White Lotus. Estas entregas no requieren las mismas inversiones que el martillo de Thor y todo ese CGI, pero significan muchísimo para la audiencia que encuentra en el humor, otra forma de escape a estos tiempos difíciles para el mundo. No por nada, han ocupado una gran parte de las nominaciones en los Emmy de este año.

Pero hay una joya que descubrimos hace poco y no podemos parar de mirar. Se trata de The Marvelous Mrs. Maisel, o La maravillosa Señora Maisel, una comedia que se ubica a finales de los años 50’ en New York para contarnos la historia de una mujer que descubre su pasión por la comedia, a partir de una crisis matrimonial.

El primer capítulo nos presenta a Midge Maisel y Joel Maisel, una pareja de neoyorkinos judíos que viven muy cómodamente en la gran manzana y comparten la rutina de ir a escuchar comediantes en su tiempo libre. Al principio, todo parece indicar que el personaje de Joel será una especie de villano por querer dejar a su esposa, con quien la serie nos hace empatizar. Pero lejos de llevarnos a un lugar común, la trama continúa profundizando en los personajes y sus relaciones condicionadas por la época en la que se encuentran.

El mensaje potente y feminista no se muestra más que sutil, y por eso más crudo a veces, sin dejar el humor de lado. Hay además muchísima artesanía en los planos largos, escenarios llenos de detalles increíbles y arte, música y poesía de esas noches que aumentan aún más la inmersión. La comedia funciona como una vía de escape para los protagonistas, sumergidos en miles de presiones y mandatos sociales que los alejan de una vida plena. Son miles los guiños y perlas que tiene este show, pero lo más increíble es ver que lo que parece una simple serie cómica, es capaz de darte mayores momentos dramáticos que muchas producciones del género, como también escenas románticas que ninguna película de amor está logrando hoy en día. ¿Qué más podemos decir? Vayan a verla.