TSM Recomienda: Succession, la masterpiece de HBO

Pocas veces pasa que el público y la crítica se ponen de acuerdo para consagrar a una serie. Drama, dinero, familia y conspiraciones es lo que podés esperar de esta gran serie que ganó un lugar entre las mejores de todos los tiempos.

Apenas estaba terminando la locura de Juego de Tronos con las últimas temporadas que ya iban apuntando hacia un cierre (uno lleno de polémicas pero masivo en fin), apareció una nueva apuesta en la pantalla de HBO que poco a poco se empezó a meter cada vez más espectadores al bolsillo. La serie es Succession, y en cuatro temporadas logró convertirse en una de las entregas más icónicas de todos los tiempos, aclamada por el público y la crítica especializada.

Esta obra maestra del drama contemporáneo fue creada por Jesse Armstrong, y toma un estilo muy similar a las propuestas de Los Soprano y Mad Men, series que exploran en la complejidad de sus personajes y los vínculos que poseen.

En este caso, Succession trata sobre los enredos de la familia Roy, dueños de una empresa multinacional de medios. Lo que parece una simple historia de multimillonarios tristes adquiere una dimensión totalmente diferente al encontrar en estos personajes sentimientos reales con los que sentirnos identificados.

A lo largo de las cuatro temporadas que la conforman, los tres hermanos Kendall, Siobhan y Roman Roy se disputarán el amor de su padre Logan Roy, quien está cada vez más cerca de su muerte y debe definir un sucesor que tome las riendas de su imperio, su gran empresa. Cada uno con sus propias dificultades para enfrentar esa gran autoridad que significa para ellos su figura paterna, intentan posicionarse para de alguna manera “ascender al trono”.

Lo que más destaca de la serie es el nivel de todas las actuaciones en el elenco, desde los personajes principales hasta los secundarios. Jeremy Strong, Kieran Culkin y Brian Cox se han repartido los premios Emmy estos últimos años por los grandes desempeños de sus papeles y han sido más que justificados. De hecho, es una producción que sólo dejará de ser premiada porque ha llegado a su fin, pero no es común ver tan de acuerdo a los espectadores y los críticos cuando se trata de algo masivo. Por todo esto y mucho más, Succession es nuestra gran recomendación de la semana.