Blondi, otro acierto de un cine argentino en auge

La primera película de Dolores Fonzi recibió grandes críticas y tiene muchos buenos puntos a favor. El por qué de esta genialidad en la que también participó Santiago Carabante.

La primera vez que Dolores Fonzi se anima a ser directora y asume también la responsabilidad de contar una historia escrita por ella, ya fue suficiente para que llegue al éxito y existen muchos condimentos, por suerte, para explicarlo. Además de la producción increíble en la que también estuvo involucrado el misionero Santi Carabante, la película fue co-dirigida por Santiago Mitre y el guión cuenta con la subrayable presencia de Laura Paredes, miembro de Piel de Lava.

Destaco esto último, porque se trata de una compañía teatral de la que surgió también Pilar Gamboa y que a través de sus obras marcaron un estilo de narrativa que ahora nutre la ópera prima de Fonzi. Una historia que ataca directo al universo de prejuicios que podemos tener ante asuntos como la familia, la maternidad, la realización personal y el éxito. Sí, todo eso que parece un montón, pero que se cuenta de una forma tan sencilla.

Otra vez Carla Peterson se muestra como una grandísima actriz, capaz de ejecutar cualquier cosa que le pidan y Leonardo Sbaraglia no desentona a pesar de su escasa participación. Ella es hermana y antagonista de Blondi, la trama va a girar en torno a su vínculo, a su madre -Rita Cortese- y Mirko, interpretado por el talentoso actor Tito Rovito. Blondi es una madre soltera que vive la crianza de su hijo de una forma peculiar, pero que pronto empieza a descubrirse compleja, a través de la trama y sus enredos.

La música está habitada en gran parte por Las Ligas Menores, que incluso hacen versiones en vivo dentro de la película en varias escenas. También destaca muchísimo el uso de The Velvet Underground, con el tema “All tomorrow’s Parties”. A su manejo tan prolijo del color y los planos, dignos de cualquier producción de Hollywood, se le suma una historia que no tiene golpes bajos, que muchas veces parece querer ir hacia lugares oscuros pero pronto vuelve a caer en lo que realmente queremos ver: cómo se resuelve lo vincular. Dolores Fonzi no esquiva con giros de trama rebuscados los momentos clave y además, construye un personaje lleno de costados.

En distintos momentos de la película habitan referencias y hasta ciertos géneros diferentes, desde la comedia más adolescente a ciertos pantallazos de road movie. La apuesta es simple y a la vez, su ejecución requiere maestría. Allí aparecen los momentos para que actrices como Rita Cortese y Leo Sbaraglia hagan lo suyo también. Blondie invita a pensar nuevamente en los vínculos familiares y afectivos, pero sobre todo con una gran cuota de optimismo, una mirada cálida que logra soltar algunas lágrimas.

Es bueno que otra vez le vaya bien a una producción argentina dentro de las plataformas, en este caso Prime Video que pertenece a Amazon, pero como también le pasó a la serie División Palermo en Netflix. Si bien desde siempre se ha destacado nuestro cine, en varias entrevistas la directora Dolores Fonzi ha declarado lo difícil que puede ser la realización audiovisual en nuestro contexto, incluso ella conociendo todos los privilegios con los que también contó para llevar a cabo este peliculón.

Si bien el asunto de las plataformas amerita un debate sobre la forma en que se está transformando el cine, lo cierto es que también acerca otras posibilidades a partir de compartir espacio de streamings con los gigantes de siempre. Hoy en día podemos alternar entre producciones locales y franquicias mundiales por igual, porque realmente se encuentran series y películas de mucha calidad. Ojalá que siga así, porque lo destacable de Blondi no es que se haya filtrado para que se entienda en todos los países de Latinoamérica, al contrario, ofrece una mirada muy interesante desde la cultura pop, sobre asuntos bastante universales.